Bob Dylan en un templo budista

Durante tres noches de mayo de 1994 Bob Dylan se paró en el escenario del templo Todaji, en Nara Japón. Durante toda la edad media Nara fue la capital del país asiático, y en ese momento, varios siglos después, albergaba el “Great Music Experience”, una especie de festival organizado por la UNESCO que durante tres noches continuas mostró, entre otros a Ry Cooder, Joni Mitchell , Jon Bon Jovy, Yoshiki, X-Japán y Bob Dylan.

Una de esas noches los violines  de la orquesta filarmónica de Tokio  empezaron a acariciar el aire del templo, dibujando las notas de “Ring Them Bells” una preciosa canción escrita por Bob Dylan para el disco Oh, Mercy. Bob, con su guitarra acústica, se acercó al micrófono, abrió los pulmones y cantó los primeros versos de la canción. A sus espaldas el templo de madera budista más grande del mundo, con la estatua de Buda más grande del mundo, y  los dibujos de la orquesta filarmónica de Tokio abrazando la música de Bobbi como nunca antes. Buda, el Buda, el viejo iluminado Sidharta iluminándose bajo el árbol bodi, trascendiendo la muerte, el dolor, el amor, el eterno ciclo del samsara, y Dylan, cantando mejor que nunca, en una de esas noches donde realmente se conecta y hace temblar al público. Frase a frase llenó al publico del lugar sagrado con las imágenes de una de sus canciones más místicas.

La Gran Experiencia Musical da escalofríos. La voz sagrada del maestro flota como una nube sobre los músicos, la orquesta filarmónica, los asistentes, y sobre nosotros, casi dos décadas después, a través de internet.

 

Toquen las campanas

Toquen las campanas, paganos

Desde la ciudad dormida

Toquen las campanas desde los santuarios

Cruzando los valles y  los arroyos

Pues son profundos y anchos

Y el mundo ha caído

Y el tiempo corre hacía atrás

Igual que la novia

 

Toca las campanas, San Pedro

Donde soplan los cuatro vientos

Toca las campanas con las manos de acero

Para que la gente sepa

Que es la hora final

Para la rueda y el arado

Y sol se pone

Sobre la vaca sagrada

 

Toca las campanas, dulce Martha

Para el hijo del pobre

Toca las campanas para que el mundo sepa

Que Dios es Uno

Oh, el pastor duerme

Donde los sauces lloran

Y las montañas están repletas

De ovejas perdidas

 

Toca las campanas por los ciegos y los sordos

Toca las campanas por todos los que hemos sido olvidados

Toca las campanas por los pocos escogidos

Que juzgarán al resto cuando se acabe el juego

Toca las campanas por el tiempo que vuela

Por los niños que lloran

Cuando muere la inocencia

 

Toca las campanas, Santa Catarina

Desde los alto de la casa

Toca las campanas desde la fortaleza

Para los lirios que florecen

Oh, el frente de batallas es grande

y la pelea es ardua

Y ellos están acortando la distancia

Entre el bien y el mal

 

Ring them bells, ye heathen
From the city that dreams
Ring them bells from the sanctuaries
’Cross the valleys and streams
For they’re deep and they’re wide
And the world’s on its side
And time is running backwards
And so is the bride

Ring them bells St. Peter
Where the four winds blow
Ring them bells with an iron hand
So the people will know
Oh it’s rush hour now
On the wheel and the plow
And the sun is going down
Upon the sacred cow

Ring them bells Sweet Martha
For the poor man’s son
Ring them bells so the world will know
That God is one
Oh the shepherd is asleep
Where the willows weep
And the mountains are filled
With lost sheep

Ring them bells for the blind and the deaf
Ring them bells for all of us who are left
Ring them bells for the chosen few
Who will judge the many when the game is through
Ring them bells, for the time that flies
For the child that cries
When innocence dies

Ring them bells St. Catherine
From the top of the room
Ring them from the fortress
For the lilies that bloom
Oh the lines are long
And the fighting is strong
And they’re breaking down the distance
Between right and wrong

*La versión en español es mía.

 

2 Comentarios

  1. Ale 30 julio 2013 en 8:57 am #

    No puedo estar más de acuerdo, los críticos que dicen eso ni siquiera están realmente presentes en sus conciertos, sólo van como turistas… es un verdadero regalo poder seguirlo viendo en vivo. Yo lo vi en Los Angeles en el 2011 y estuvo muy bien.

    También coincido en que la mayoría de las veces esas orquestaciones son medio ridículas pero, en el caso de Dylan me gustan mucho, por esa vez funcionaron perfectamente con esa increíble voz.

  2. Folkie 29 julio 2013 en 3:41 pm #

    Vaya, he visto varias veces esa actuacion y no sabía que había sucedido en un templo real, aunque es cierto que como ornamentacion me resultaba demasiado extraña, gracias a esta entrada de tu blog ya conozco la historia de esa interpretacion, que coincido plenamente contigo en que el maestro estaba pletorico en esta actuacion, en mi modesta opinion no me dicen nunca gran cosa los arreglos de orquestas filarmonicas para musicos de rock, pero es que en este caso la voz de Bob capta toda la atencion, no importa el entorno, no importa la orquesta, uno se queda ahí anodado escuchando la voz del mas grande genio que ha dado la musica…

    Pese a que hoy a muchos “críticos” empeñados en decir que el maestro habría de retirarse, nada mas lejos de la realidad, el ultimo concierto que lo he visto en directo y ya van unos cuantos fué en Bilbao y fue un concierto magistral…

    Saludos!!

Un libro de 12 Cuentos de Bradbury, Keret, Vonnegut, Tario y más para kindle, pdf, epub