The Lone Pilgrim

Intentaré en esta nueva sección, tanto como me sea posible, compartir algunas de mis canciones favoritas de Bob Dylan.

Para empezar, esta joya del album World Gone Wrong, de 1993.

Se llama The Lone Pilgrim, y es una vieja canción tradicional basada en un poema dedicado al Peregrino Blanco, Joseph Thomas (1791-1835). Joseph nació con el don de la palabra y desde niño predicaba la palabra de Dios. El niño predicador era bastante famoso y reconocido en la América rural de aquellos años. Cuando creció siguió el camino de la palabra de Dios, predicando durante largas temporadas hasta que en un punto de su vida, pasados los treinta años, se dedico casi por completo a predicar el evangelio, haciendo extensas giras en compañía de su familia vestido sólo con una túnica blanca.

Murió a los 44 años en Nueva Jersey, después de que lo contagiara de viruela.

La canción es preciosa, y la voz de Dylan es como una manta tejida de consuelo, una cobija de fe para cubrirnos de la muerte, la enfermedad y el dolor del mundo.

Joseph Thomas

 

Bájate la canción aquí:

http://cl.ly/3R40031k2c27

 

Y aquí mi versión en español.

El Solitario Peregrino

 

Viene al lugar donde yace el Solitario Peregrino

Meditabundo me senté en su tumba

Y en un susurro le oí decir:

“Con que dulzura dormí aquí

 

La tempestad quizás aúlle, el trueno ruja

Y las tormentas se levanten

Pero estoy tranquilo y mi alma descansa

He limpiado las lágrimas de mis ojos

 

La voz de mi Maestro me llama desde casa

Ningún familiar ni amigo cerca

Conocí al contagioso y caí a la tumba

Mi alma se elevó a una mansión en la alturas

 

Di a mi compañera y a mis queridos hijos

Que no lloren más por mí

La misma mano que me ha llevado a los mares más severos

Amablemente me ha acompañado a mi hogar”

 

The Lone Pilgrim

I came to the place where the lone pilgrim lay
And pensively stood by his tomb
When in a low whisper I heard something say:
How sweetly I sleep here alone.

The tempest may howl and the loud thunder roar
And gathering storms may arise
But calm is my feeling, at rest is my soul
The tears are all wiped from my eyes.

The call of my master compelled me from home
No kindred or relative nigh
I met the contagion and sank to the tomb
My soul flew to mansion on high.

Go tell my companion and children most dear
To weep not for me now I’m gone
The same hand that led me through seas most severe
Has kindly assisting me home.

 

Pueden oír también la versión clásica de Doc Watson, O la preciosa versión de Tom Jones del disco Spirit in the Room